Personajes de siempre: El “Negro” Musi

16.05.2020 - Deportes

Nota realizada para El Periodista en Diciembre 2013, en la actualidad sigue ligado al basquetbol como relojero del club Costa Sud

Te acordas hermano: Hoy Héctor Mario Musi “el negro”

El Negro Musi fue atleta, basquetbolista, futbolista y árbitro de básquet, su carrera como deportista fue muy buena porque pudo salir campeón en un deporte individual como el atletismo, pero en los colectivos también logró varios halagos con Club de Pelota y Costa Sud, de la noche a la mañana cambió la camiseta de breteles por la remera de juez y dirigió durante dos décadas llegando a ser juez provincial, hoy en te acordas hermano, en primera persona Musi repasa su historia.

“Empece a jugar al básquet en Huracán, yo iba a la pileta y nos quedábamos jugando, tendría 10 años más o menos me gustó y me sumé a las inferiores de Huracán, pero la verdad que lo primero que hice fue atletismo y después ya con más de 20 años me hice arquero de fútbol atajando en la cuarta y segunda división de Unión, me acuerdo que conmigo trabajaban como camioneros los muchachos que eran conocidos como los “pistines”, ellos jugaban en Unión y un día los acompañé a la cancha y les dije tras el partido “yo atajo mejor que ese”, me fiché y arranque en cuarta y a la mitad de año me pusieronen Segunda.”

“Mi carrera de futbolista fue Unión, después Villa que logramos el ascenso, después me contrató Alumni y ahí deje porque con el camión ya no podía entrenar y decidí dejar.

“También hice gimnasia y fundamentalmente atletismo con un equipo que armó el profesor Ochandio en el Colegio Industrial, en el año 57 salimos campeones de los provinciales, hacía salto en alto, largo, lanzamiento de bala y 100 metros llanos pude ganar cinco torneos seguidos a nivel provincial, la mayoría de ellos fue en Tandil, una vez se hizo en la ciudad de 9 de julio y allí fui segundo.
“En cuanto al básquet, Huracán fue mi primer club, debuté en Primera a los 13 años, lo tuve que reemplazar al Paisano Daguerre en cancha de Independiente San Cayetano y lo tuve que marcar a Mario Spinelli que era uno de los goleadores de la época, marcarlo a él fue mi misión y me fue bastante bien.

“Pasé por Club de Pelota donde integré el equipo que ganó el primer campeonato de la historia de los celestes, después pasé a Costa Sud donde jugué con Osvaldo (Goizueta), Tatalo (Terraneo), Antón, hasta que un día me llamó el presidente de la ATB, Carlos Rivada y me dijo que tenía que dirigir, le hice caso y cambié de jugador a árbitro.

“Como jugador era base con mucha marca y poco gol, lo mío era más la recuperación que el lanzamiento al aro.

“También jugué en la selección Juvenil pero no alcance a hacerlo en la mayor porque una vez tuve una pelea y me dejaron afuera.

“Como árbitro dirigí partidos con mi hermano y con mis hijos, rápidamente me pasaron a arbitrar los zonales y como Tres Arroyos no podía ganar casi siempre dirigía las finales, formé pareja con Chiti, Firpo, Ramallo y otros que llegaron muy alto.

“Una vez fuimos a 9 de julio con Mario Pincheira, entonces durante el viaje Mario me fue explicando el reglamento de básquet, porque si bien había sido jugador, como árbitro había que profundizar bastante en las reglas, bueno hicimos un partido bárbaro con él, y llegué hasta la final con estadio lleno, durante los días que duró el torneo te haces amigo de los jugadores que integran las delegaciones, bueno lo cierto es que en la final estaban los muchachos con los que más habíamos estado acompañándonos durante esos días, por lo que tomas cierta confianza, bueno cobré algo que me di cuenta al toque que estaba totalmente equivocado, se me arrimó uno de los jugadores y me preguntó que había cobrado, me lo saque de encima cortésmente y le dije “mirre”, el partido siguió y cuando terminó volvió aquel jugador a preguntarme que era ”mirre”, entonces le contesté mi reglamento, y por suerte la amistad que habíamos generado en aquellos días dejó el episodio como una de las mejores anécdotas que tengo.

“No fue muy profundo el cambio de jugador a árbitro, no tuve roces importantes con ningún jugador, salvo un par o tres con los que fue insalvable, siempre digo que es mejor dirigir afuera que acá, porque no te
conocen y el trato es de mayor respeto.

“Mis hijos jugaron al hockey sobre patines, pero después fueron árbitros y terminé dirigiendo bastante junto a ellos, con Claudio sobre todo, incluso provinciales dirigimos.

“Cuando empecé compartí con el que para mi fue el mejor árbitro de acá, Gregorio Piña, teníamos un campeonato bárbaro con la presencia de los americanos y las canchas llenas.

“Si de algo me arrepiento es quizá no haber intentado seguir ascendiendo como árbitro, que se yo, por lo menos árbitro nacional, pero no había tantas posibilidades como tienen los chicos de ahora, la verdad mi vida como deportista me dejó muchas alegrías”.

  • Selección juvenil de Tres Arroyos en Punta Alta: Parados: Panizzo (masajista)Diego pepe Suárez, Héctor Musi, Acevedo, Cichetti, Terraneo y Miguel Locatelli. Hincados: Pedone, Carlos Rubio, Arnaiz, Rodríguez, Elizari y Barsi.