Personajes de siempre: El “Cosi” Cabrera

16.05.2020 - Deportes
Cosi y Cachuza Cabrera, hermanos del alma enfrentados por el fútbol, uno en Boca y el otro en Quilmes

Entrevista publicada en El Periodista en noviembre de 2013

Te acordas hermano: hoy: Oscar “Cosi” Cabrera: “nací para jugar a la pelota”

Oscar “Cosi” Cabrera cuenta su paso por las canchas en los campeonatos de la liga y también de los barrios, dándose la particularidad que cada fin de semana afrontó los compromisos por ambos torneos, porque para nuestro protagonista de este te acordas hermano jugar al fútbol le dio alegría y si bien no tuvo la suerte de integrar equipos campeones, “Cosi” quedó en la historia local como uno de esos jugadores capaces de inventar en una baldosa lo que otros no, talento puro desde la cuna nacido para jugar al fútbol.

La historia de “Cosi” Cabrera comienza en el barrio Quilmes, a los 6 años su familia se mudó a la esquina de Las Heras y Larrea donde esperó pacientemente que le dieran lugar los chicos de ese barrio, el relato se inicia tímidamente y al mismo tiempo con mucho sentimiento “yo los miraba, era bastante menudito, entonces me decían que era muy chico, pero un día pude entrar, y desde ese día todo cambió, cuando agarraba la pelota era como que me iluminaba y las cosas que intentaba me salian, esa condición me empezó a dar ciertos privilegios como el de no perderme un picado nunca más”.

“Hasta los 12 o 13 años no jugaba en Olimpo que fue mi club de inferiores, lo hacía en los barrios contra barrio que eran muy comunes, es muy difícil que hable de mi, sería mejor que otro lo cuente, pero no querían jugar contra mi, entonces como a mi me gustaba mucho jugar armaba los equipos con menos jugadores para que los rivales nos acepten el partido, entre los muchachos del barrio estaban Pirincho Ulibarre, los Soler, Cantilo Destefano, el hermano de Cantilo (Falangueta), los Spikerman, Cachuza Cabrera, Martín Ozán y muchos más que han jugado en todos los equipos de la ciudad”.

“Cachuza Cabrera es una especie de hermano del alma, no somos familiares pero con él hicimos de todo”.
“Integré los equipos que armaba Poteca en Ciudad Deportiva, allí había muchos chicos que después fueron jugadores de los clubes de la ciudad, Nelson Pontacq, Daniel Beguiristain y otros”

“Empiezo a jugar en un torneo de Baby que se hace en Argentino Junior, en ese torneo me ven Rubén Damboreana y Carlos Prieto, ellos tenían un equipo que era Bicicletería Carlitos y me convocan para integrarlo y jugar los torneos que se hacían para chicos en Centro Estrada, en el patio de la iglesia del Carmen, jugando estos campeonatos me descubre Omar Pernigotti y me invita a jugar en las inferiores de OIimpo”.

“Con 13 años en Olimpo se armó una séptima división que resultó campeón en el primer campeonato de esta división en la Liga Regional, con Independencia jugamos un campeonato bárbaro y lo definimos en la cancha de Boca, les ganamos 1 a 0 y entre los jugadores de ellos estaba Pedro Bonini”.

“Era un jugador mañero, capaz que porque me crie entre grandes, eso me dio mucha picardía, que se yo, por ahí me apuraba a sacar un lateral ayudándome con el rival, le tiraba la pelota al cuerpo para que rebotara y me volviera y así sacaba ventajas que por ahí terminaban en una jugada de gol, en los primeros encontronazos con un defensor rival iba fuerte para imponer presencia, los ablandaba y después no tenía problemas para superarlos, que se yo, eran mis modos, mis mañas”

“Un día Pernigotti me dijo que tenía que jugar el sábado en Segunda, fue mi debut contra Colegiales, ese día me fue a buscar el presidente del club Olimpo Don Rolo Fernández, le dije que no podía ir a jugar porque trabajaba en un taller pero me dieron un dinero que compensaba el día de trabajo, estoy convencido que fui el primer jugador que cobró por jugar en Olimpo”.

“Me gustaba tanto jugar que mientras fui jugador de Olimpo, el sábado jugaba en Segunda y el domingo me ponía la camiseta de Barracas para jugar el campeonato de los barrios”.

“Mi viejo a quién le decían Tucho Méndez por su similitud para jugar con aquel jugador me consiguió una prueba en Huracán de Parque Patricios, pero coincidió con el llamado al servicio militar y me tuve que presentar para hacer la colimba, precisamente la hice en Tandil y me probé en Ramón Santamarina de Tandil cuando Tarabini era el técnico, jugué 3 partidos y después no quise jugar más, de aquella época me quedó un cambio total en mi físico, la instrucción en el servicio militar me formó físicamente y cuando volvi a Tres Arroyos fue mi mejor momento futbolístico porque también me permitió hacer diferencia física”.

“Jugué en Olimpo, Boca y Echegoyen, la experiencia en Boca no fue buena, sin embargo en Echegoyen fue bárbara, el día del debut fue contra Claromeco, ganamos 4 a 3 e hice 3 goles”

“También te puedo contar que jugué de 2, de 5, de 8, de 10 y de 9, en todos los puestos me adapté bien y no tuve problemas para hacerlo, es como te digo, naci para jugar al fútbol”

“Tuve muchos compañeros que fueron excelentes personas y mejores jugadores, pero rápido y con mucho amor propio como el Laucha Beguiristain no he visto otro”

“Jugué hasta los 28 años, en la cancha de Unión jugando para Echegoyen me rompí los meniscos y se me vino el mundo abajo, no me recuperé nunca más, dejé el fútbol y casi te diría que nunca más fui a la cancha a ver los partidos”

En el final explicó que el apodo “Cosi” es un diminutivo de cosita, desde chico le decían así y con el tiempo se transformó en Cosi, marca registrada en la ciudad.

  • Cosi Cabrera posa junto a Omar Pernigotti en la cancha de Olimpo